Nuevo libro 2016

Aproximaciones a la bioartefactualidad, publicado por la UNAMlibrobioartefact

Anuncios

Project Syndicate

Sitio web de opinión mundial Project Syndicate

Artículos de Peter Singer

Testamento de Oliver Sacks “De mi propia vida” y “My owne life” de David Hume

En este artículo de febrero de este año, el afamado neurocientífico Oliver Sacks anunció que tenía cáncer y que ante la inminencia de la muerte decidía escribir un “testamento” público, así como publicar sus memorias in extenso. Sacks se inspira y hace referencia a la breve carta autobiográfica de David Hume en abril 1776, meses antes de su muerte, que probablemente  también fue causada por el cáncer. Hasta agosto, Oliver Sacks no ha muerto y sigue escribiendo en el New York Times una especie de reportaje testamentario de su experiencia ante el enfrentamiento de la muerte. Ambos textos son ejemplo de una forma digna e inteligente de encarar con buen ánimo y valentía la irrevocabilidad de la muerte.

Sacks. De mi propia vida

http://elpais.com/elpais/2015/02/20/opinion/1424439216_556730.html

Sacks. Mi tabla periódica (último artículo)

http://elpais.com/elpais/2015/07/30/ciencia/1438246598_028135.html

David Hume. My owne life

http://hermetic.com/93beast.fea.st/files/section1/hume/extras/Essays,%20Moral,%20Political,%20and%20Literary.pdf

MY OWN LIFE
[by David Hume]
It is difficult for a man to speak long of himself without vanity; therefore, I shall be short. It may be thought an instance of vanity that I pretend at all to write my life; but this Narrative shall contain little more than the History of my Writings; as, indeed, almost all my life has been spent in literary pursuits and occupations. The first success of most of my writings was not such as to be an object of vanity.
H.1
I was born the 26th of April 1711, old style, at Edinburgh. I was of a good family, both by father and mother: my father’s family is a branch of the Earl of Home’s, or Hume’s; and my ancestors had been proprietors of the estate, which my brother possesses, for several generations. My mother was daughter of Sir David Falconer, President of the College of Justice: the title of Lord Halkerton came by succession to her brother.
H.2
My family, however, was not rich, and being myself a younger brother, my patrimony, according to the mode of my country, was of course very slender. My father, who passed for a man of parts, died when I was an infant, leaving me, with an elder brother and a sister, under the care of our mother, a woman of singular merit, who, though young and handsome, devoted herself entirely to the rearing and educating of her children. I passed through the ordinary course of education with success, and was seized very early with a passion for literature, which has been the ruling passion of my life, and the great source of my enjoyments. My studious disposition, my sobriety, and my industry, gave my family a notion that the law was a proper profession for me; but I found an unsurmountable aversion to every thing but the pursuits of philosophy and general learning; and while they fancied I was poring upon Voet and Vinnius, Cicero and Virgil were the authors which I was secretly devouring.
H.3
My very slender fortune, however, being unsuitable to this plan of life, and my health being a little broken by my ardent application, I was tempted, or rather forced, to make a very feeble trial for entering into a more active scene of life. In 1734, I went to Bristol, with some recommendations to eminent merchants, but in a few months found that scene totally unsuitable to me. I went over to France, with a view of prosecuting my studies in a country retreat; and I there laid that plan of life, which I have steadily and successfully pursued. I resolved to make a very rigid frugality supply my deficiency of fortune, to maintain unimpaired my independency, and to regard every object as contemptible, except the improvement of my talents in literature.
H.4
During my retreat in France, first at Reims, but chiefly at La Fleche, in Anjou, I composed my Treatise of Human Nature. After passing three years very agreeably in that country, I came over to London in 1737. In the end of 1738, I published my Treatise, and immediately went down to my mother and my brother, who lived at his country-house, and was employing himself very judiciously and successfully in the improvement of his fortune.
H.5
Never literary attempt was more unfortunate than my Treatise of Human Nature. It fell deadborn from the press, without reaching such distinction, as even to excite a murmur among the zealots. But being naturally of a cheerful and sanguine temper, I very soon recovered the blow, and prosecuted with great ardour my studies in the country. In 1742, I printed at Edinburgh the first part of my Essays: the work was favourably received, and soon made me entirely forget my former disappointment. I continued with my mother and brother in the country, and in that time recovered the knowledge of the Greek language, which I had too much neglected in my early youth.
H.6
In 1745, I received a letter from the Marquis of Annandale, inviting me to come and live with him in England; I found also, that the friends and family of that young nobleman were desirous of putting him under my care and direction, for the state of his mind and health required it.—I lived with him a twelvemonth. My appointments during that time made a considerable accession to my small fortune. I then received an invitation from General St. Clair to attend him as a secretary to his expedition, which was at first meant against Canada, but ended in an incursion on the coast of France. Next year, to wit, 1747, I received an invitation from the General to attend him in the same station in his military embassy to the courts of Vienna and Turin. I then wore the uniform of an officer, and was introduced at these courts as aid-decamp to the general, along with Sir Harry Erskine and Captain Grant, now General Grant. These two years were almost the only interruptions which my studies have received during the course*27 of my life: I passed them agreeably, and in good company; and my appointments, with my frugality, had made me reach a fortune, which I called independent, though most of my friends were inclined to smile when I said so; in short, I was now master of near a thousand pounds.
H.7
I had always entertained a notion, that my want of success in publishing the Treatise of Human Nature, had proceeded more from the manner than the matter, and that I had been guilty of a very usual indiscretion, in going to the press too early. I, therefore, cast the first part of that work anew in the Enquiry concerning Human Understanding, which was published while I was at Turin. But this piece was at first little more successful than the Treatise of Human Nature. On my return from Italy, I had the mortification to find all England in a ferment, on account of Dr. Middleton’s Free Enquiry, while my performance was entirely overlooked and neglected. A new edition, which had been published at London of my Essays, moral and political, met not with a much better reception.
H.8
Such is the force of natural temper, that these disappointments made little or no impression on me. I went down in 1749, and lived two years with my brother at his country-house, for my mother was now dead. I there composed the second part of my Essays, which I called Political Discourses, and also my Enquiry concerning the Principles of Morals, which is another part of my treatise that I cast anew. Meanwhile, my bookseller, A. Millar, informed me, that my former publications (all but the unfortunate Treatise) were beginning to be the subject of conversation; that the sale of them was gradually increasing, and that new editions were demanded. Answers by Reverends, and Right Reverends, came out two or three in a year; and I found, by Dr. Warburton’s railing, that the books were beginning to be esteemed in good company. However, I had fixed a resolution, which I inflexibly maintained, never to reply to any body; and not being very irascible in my temper, I have easily kept myself clear of all literary squabbles. These symptoms of a rising reputation gave me encouragement, as I was ever more disposed to see the favourable than unfavourable side of things; a turn of mind which it is more happy to possess, than to be born to an estate of ten thousand a year.
H.9
In 1751, I removed from the country to the town, the true scene for a man of letters. In 1752, were published at Edinburgh, where I then lived, my Political Discourses, the only work of mine that was successful on the first publication. It was well received abroad and at home. In the same year was published at London, my Enquiry concerning the Principles of Morals; which, in my own opinion (who ought not to judge on that subject), is of all my writings, historical, philosophical, or literary, incomparably the best. It came unnoticed and unobserved into the world.
H.10
In 1752, the Faculty of Advocates chose me their Librarian, an office from which I received little or no emolument, but which gave me the command of a large library. I then formed the plan of writing the History of England; but being frightened with the notion of continuing a narrative through a period of 1700 years, I commenced with the accession of the House of Stuart, an epoch when, I thought, the misrepresentations of faction began chiefly to take place. I was, I own, sanguine in my expectations of the success of this work. I thought that I was the only historian, that had at once neglected present power, interest, and authority, and the cry of popular prejudices; and as the subject was suited to every capacity, I expected proportional applause. But miserable was my disappointment: I was assailed by one cry of reproach, disapprobation, and even detestation; English, Scotch, and Irish, Whig and Tory, churchman and sectary, freethinker and religionist, patriot and courtier, united in their rage against the man, who had presumed to shed a generous tear for the fate of Charles I. and the Earl of Strafford; and after the first ebullitions of their fury*30 were over, what was still more mortifying, the book seemed to sink into oblivion. Mr. Millar told me, that in a twelvemonth he sold only forty-five copies of it. I scarcely, indeed, heard of one man in the three kingdoms, considerable for rank or letters, that could endure the book. I must only except the primate of England, Dr. Herring, and the primate of Ireland, Dr. Stone, which seem two odd exceptions. These dignified prelates separately sent me messages not to be discouraged.
H.11
I was, however, I confess, discouraged; and had not the war been at that time breaking out between France and England, I had certainly retired to some provincial town of the former kingdom, have changed my name, and never more have returned to my native country. But as this scheme was not now practicable, and the subsequent volume was considerably advanced, I resolved to pick up courage and to persevere.
H.12
In this interval, I published at London my Natural History of Religion, along with some other small pieces: its public entry was rather obscure, except only that Dr. Hurd wrote a pamphlet against it, with all the illiberal petulance, arrogance, and scurrility, which distinguish*31 the Warburtonian school. This pamphlet gave me some consolation for the otherwise indifferent reception of my performance.
H.13
In 1756, two years after the fall of the first volume, was published the second volume of my History, containing the period from the death of Charles I. till the Revolution. This performance happened to give less displeasure to the Whigs, and was better received. It not only rose itself, but helped to buoy up its unfortunate brother.
H.14
But though I had been taught by experience, that the Whig party were in possession of bestowing all places, both in the state and in literature, I was so little inclined to yield to their senseless clamour, that in above a hundred alterations, which farther study, reading, or reflection engaged me to make in the reigns of the two first Stuarts, I have made all of them invariably to the Tory side. It is ridiculous to consider the English constitution before that period as a regular plan of liberty.
H.15
In 1759, I published my History of the House of Tudor. The clamour against this performance was almost equal to that against the History of the two first Stuarts. The reign of Elizabeth was particularly obnoxious. But I was now callous against the impressions of public folly, and continued very peaceably and contentedly in my retreat at Edinburgh, to finish, in two volumes, the more early part of the English History, which I gave to the public in 1761, with tolerable, and but tolerable success.
H.16
But, notwithstanding this variety of winds and seasons, to which my writings had been exposed, they had still been making such advances, that the copy-money given me by the booksellers, much exceeded any thing formerly known in England; I was become not only independent, but opulent. I retired to my native country of Scotland, determined never more to set my foot out of it; and retaining the satisfaction of never having preferred a request to one great man, or even making advances of friendship to any of them. As I was now turned of fifty, I thought of passing all the rest of my life in this philosophical manner, when I received, in 1763, an invitation from the Earl of Hertford,*32 with whom I was not in the least acquainted, to attend him on his embassy to Paris, with a near prospect of being appointed secretary to the embassy; and, in the meanwhile, of performing the functions of that office. This offer, however inviting, I at first declined, both because I was reluctant to begin connexions with the great, and because I was afraid that the civilities and gay company of Paris, would prove disagreeable to a person of my age and humour: but on his lordship’s repeating the invitation, I accepted of it. I have every reason, both of pleasure and interest, to think myself happy in my connexions with that nobleman, as well as afterwards with his brother, General Conway.
H.17
Those who have not seen the strange effects*33 of modes, will never imagine the reception I met with at Paris, from men and women of all ranks and stations. The more I resiled*34 from their excessive civilities, the more I was loaded with them. There is, however, a real satisfaction in living at Paris, from the great number of sensible, knowing, and polite company with which that city*35 abounds above all places in the universe. I thought once of settling there for life.
H.18
I was appointed secretary to the embassy; and, in summer 1765, Lord Hertford left me, being appointed Lord Lieutenant of Ireland. I was chargé d’affaires till the arrival of the Duke of Richmond, towards the end of the year. In the beginning of 1766, I left Paris, and next summer went to Edinburgh, with the same view as formerly, of burying myself in a philosophical retreat. I returned to that place, not richer, but with much more money, and a much larger income, by means of Lord Hertford’s friendship, than I left it; and I was desirous of trying what superfluity could produce, as I had formerly made an experiment of a competency. But, in 1767, I received from Mr. Conway an invitation to be Under-secretary; and this invitation, both the character of the person, and my connexions with Lord Hertford, prevented me from declining. I returned to Edinburgh in 1769, very opulent (for I possessed a revenue of 1000 l.*36 a year), healthy, and though somewhat stricken in years, with the prospect of enjoying long my ease, and of seeing the increase of my reputation.
H.19
In spring 1775, I was struck with a disorder in my bowels, which at first gave me no alarm, but has since, as I apprehend it, become mortal and incurable. I now reckon upon a speedy dissolution. I have suffered very little pain from my disorder; and what is more strange, have, notwithstanding the great decline of my person, never suffered a moment’s abatement of my spirits; insomuch, that were I to name the period of my life, which I should most choose to pass over again, I might be tempted to point to this later period. I possess the same ardour as ever in study, and the same gaiety in company. I consider, besides, that a man of sixty-five, by dying, cuts off only a few years of infirmities; and though I see many symptoms of my literary reputation’s breaking out at last with additional lustre, I knew that I could have*37 but few years to enjoy it. It is difficult to be more detached from life than I am at present.
H.20
To conclude historically with my own character. I am, or rather was (for that is the style I must now use in speaking of myself, which emboldens me the more to speak my sentiments); I was, I say, a man of mild dispositions, of command of temper, of an open, social, and cheerful humour, capable of attachment, but little susceptible of enmity, and of great moderation in all my passions. Even my love of literary fame, my ruling passion, never soured my temper,*38 notwithstanding my frequent disappointments. My company was not unacceptable to the young and careless, as well as to the studious and literary; and as I took a particular pleasure in the company of modest women, I had no reason to be displeased with the reception I met with from them. In a word, though most men any wise eminent, have found reason to complain of calumny, I never was touched, or even attacked by her baleful tooth: and though I wantonly exposed myself to the rage of both civil and religious factions, they seemed to be disarmed in my behalf of their wonted fury. My friends never had occasion to vindicate any one circumstance of my character and conduct: not but that the zealots, we may well suppose, would have been glad to invent and propagate any story to my disadvantage, but they could never find any which they thought would wear the face of probability. I cannot say there is no vanity in making this funeral oration of myself, but I hope it is not a misplaced one; and this is a matter of fact which is easily cleared and ascertained.
April 18, 1776.

Diálogos de bioética. Nuevos saberes y valores de la vida

portada_dialogos

PRESENTACIÓN EN LA FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO DEL 
PALACIO DE MINERÍA, MÉXICO D.F.

26 DE FEBRERO 2014, 13 HRS. 

 

 

PRESENTACIÓN EN LA FIL DE GUADALAJARA

SÁBADO 30 DE NOVIEMBRE, 17 HRS.

La imagen autopoiética de la condición humana

La imagen autopoiética de la condición humana

JORGE  ENRIQUE LINARES

Facultad de Filosofía y Letras, UNAM

 

A la memoria de Oralia

Preludio

Desde hace mucho tiempo, los seres humanos soñaron con poder fabricar autómatas que se asemejaran a los organismos vivos hasta que pudieran confundirse o fundirse con ellos, y llegaran a desarrollar un comportamiento inteligente análogo al suyo.[1] Esta es la idea fantástica que pugna por la realización de organismos cibernéticos o cyborgs, artefactos que podrían pasar finalmente la prueba de Turing.[2] En Blade Runner de Ridley Scott (1982),[3] filme de culto de la ciencia ficción, los replicantes Nexus 6 (androides fabricados con material orgánico sintético) han sido diseñados para realizar trabajos penosos en las colonias fuera de la Tierra. Algunos han escapado en una rebelión y han llegado a California para mezclarse entre los humanos. Su objetivo es buscar a su diseñador para conminarlo a que arregle su principal restricción técnica: no sobreviven más de cuatro o cinco años. Dotados de autoconciencia, gracias a un cerebro artificial muy avanzado, han logrado experimentar emociones propias y a algunos se les han implantado recuerdos artificiales[4]; pero conscientes de su corta existencia, viven atormentados por la angustia de la finitud y por eso se afanan en encontrar el remedio técnico para extender la duración de sus vidas. Los replicantes han cobrado conciencia de su mortalidad bioartificial, saben que pronto van a morir y que quizá no haya poder tecnológico que los salve. Esta perseverancia en la vida los asimila finalmente a la humanidad que los creó, en una época en que los humanos están paradójicamente cada vez más desvitalizados, deprimidos y confundidos.[5]

El “espejo enterrado”[6] de la identidad

 La especie humana ha destacado por su gran capacidad migratoria para lograr sobrevivir incluso en los ambientes más inhóspitos del planeta. A lo largo de esta fantástica odisea también ha migrado de su estado natural para convertirse a sí misma en un híbrido bio-cultural (bio-artificial), para forjar un ethos y un status distinto al resto de los seres vivos.

Este éxodo de nuestra especie, iniciado hace miles de años, ha constituido también un extraordinario viaje en búsqueda de su propia identidad. A lo largo de esa travesía, los humanos han querido confeccionarse una identidad estable para acabar de reconocerse a sí mismos y para consolidar un saber definitivo de su propio ser. Dicha identidad han pretendido fijarla tatuándosela en la piel, o bien construyendo muy diversos artefactos (que son ahora vestigios de su paso por la Tierra), o bien expresándola en una serie de símbolos y relatos que se han materializado en distintos tipos de inscripciones. Pero este esfuerzo ha resultado, en gran medida, infructuoso y paradójico, como veremos.

No menos paradójica puede llegar a ser la imagen autopoiética de la humanidad que predomina en nuestros tiempos como estética del poder tecnocientífico, pues se fundamenta en una verdadera voluntad de hybris que desea traspasar todo los límites que la naturaleza nos había impuesto, para poder saltar así hacia un estado posnatural y plenamente artificial de la condición humana.

Y es que en los últimos años ha cobrado fuerza la idea de que ese tatuaje identitario está hecho de signos genéticos, que está cifrado, pues, en las moléculas de la vida. Pero mientras más se avanza en el estudio del genoma y se intenta recombinar la genética de los seres vivos, más nos perdemos en el abismo de un código que encierra el misterio de nuestro origen remoto. Quizá sea el genoma humano ese “espejo enterrado” que nos niega una imagen definitiva y que, a la vez, guarda celosamente el enigma de nuestra pertenencia a la evolución de la vida.

De este modo, desde la reciente revolución biotecnológica, el ser humano ha escudriñado su genoma y ha intentado adivinar su suerte futura, como antes lo hacía hurgando en las entrañas de animales que destazaba, o mirando hacia el cielo para tratar de interpretar los mensajes de la danza de los planetas. El desciframiento del código genético de nuestra especie (y de otras especies) ha tenido dos consecuencias principales: por un lado, nos ha revelado nuestro profundo vínculo con los demás seres vivos, ha reafirmado nuestra pertenencia a la comunidad biótica de la Tierra; pero, por otro, nos ha oscurecido también nuestro destino: lo que podemos observar es una configuración abierta, polimórfica, pero ambigua.[7] Este descubrimiento asombroso no ha podido descifrarnos nuestra identidad, pero nos ha reflejado la imagen de un poder tecnológico sin precedentes, capaz de transfigurar la estructura genética de todas las especies. Y ciertamente, en la medida en que mayor conocimiento adquirimos de esa estructura genética, mayor es la confianza en nuestro poder tecnológico para transformarla, pero no necesariamente para comprenderla a cabalidad.

Nuestra naturaleza se ha revelado como una intrincada red de conexiones entre el ambiente y la cultura material-simbólica, una doble hélice imbricada entre el tiempo biológico y el tiempo histórico, y una interrelación compleja entre los individuos humanos y su especie, que nos impide pensar nuestra identidad a partir de una nueva concepción estática. Así pues, con la revolución operada en las ciencias de la vida, descubrimos, con asombro y azoro, una base genético-biológica de extraordinaria plasticidad que se manifiesta en la variabilidad fenotípica y cultural del género humano, en constante devenir y transformación.

La imagen simbólica de lo humano

La imagen simbólica de lo humano es ahora, más que una insignia acabada, un proyecto existencial de lo que la humanidad aspira a convertirse; por ello, constituye el efecto de una voluntad colectiva de parecernos a la imagen que forjamos de nosotros mismos (esta imagen está hecha de conocimientos científicos, de viejos mitos religiosos y de enseñanzas humanísticas). Y la imagen que hoy predomina es la de una species technica(cf. G. Hottois 202); es decir, una especie que se construye y remodela a sí misma, en la medida precisamente en que transforma y reconfigura al resto de las especies y de los ecosistemas con los que convive.

Esta imagen autopoiética constituye el generador principal de representaciones estéticas del poder tecnocientífico de nuestra era. Lo que caracteriza nuestra conciencia antropológica actual es que somos una especie que busca su identidad tecnopoiética o que se afana en huir de ella, o al menos, en no quedar atrapada en ella. Somos una humanidad peregrina –homo viator‒ en busca del significado de su propio ser y de su destino, pero quizá ese afán de identidad sea una empresa irrealizable: nos hemos topado, una y otra vez, con una condición humana inestable, vulnerable y capaz de destruirse a sí misma, ya sea mediante la barbarie y el genocidio o mediante el ecocidio y la mala gestión de los recursos de la Tierra. Somos una especie natural emparentada con todas las demás, pero una especie que se ha hipertrofiado, que tiene voluntad de hybris; que sobrepasa conscientemente todos sus límites, que ha saltado por encima del continuum de la naturaleza y que ha desafiado sus contenciones y regulaciones ecosistémicas, cualidades que se manifiestan tanto en los logros más sublimes del pensamiento, del ingenio técnico o de la expresión artística, como en los actos más violentos y demenciales de los seres humanos contra sus semejantes y contra otros seres vivos.

Las mutaciones bioartifciales

La revolución biotecnológica de nuestro siglo se propone dominar el territorio de la “naturaleza natural” humana y de la biosfera entera, conservada hasta ahora en unidad biológica y diversidad cultural, para transmutarla de un modo radical e irreversible en una diversificación biológico-genética artificial y en una paradójica uniformidad cultural. Por ello, ha surgido una futurista “antropotécnica”[8] (que ya despunta en la cirugía plástica, terapia génica, selección de embriones por reproducción asistida, farmacogenómica, neurofarmacología, cirugías y tratamientos de cambio de sexo, y otras prácticas “para-médicas” con fines no sólo remediales sino eugenésicos), que representa desde ahora un verdadero desafío ético-filosófico, pero también estético-simbólico. Porque antes de que esos proyectos sean una realidad efectiva (con las sorpresas que seguramente depararán), han generado representaciones sociales perturbadoras y controversiales. Esas representaciones constituyen en general lo que yo denomino la estética de la biotecnociencia contemporánea, precedida por el bioarte (en autores como Eduardo Kac, Orlan o Stelarc[9]). Y en particular, la estética de las biotecnociencias contemporáneas está generando, tal como en la popular película Matrix¸ una matriz global de imágenes sociales del mundo feliz de la reconfiguración total de la naturaleza, y está redefiniendo los marcos cognitivos y axiológicos en los que actúan y viven las nuevas generaciones de seres humanos, que ya se sienten y se miran a sí mismos como mutantes transhumanos.

Así pues, en el mundo tecnológico contemporáneo, los humanos y los demás seres vivos se han convertido en materia prima de transformación. Sus cuerpos y sus condiciones ambientales de vida han sido transfigurados no sólo de manera material sino también simbólica, en formas de virtualizaciones y proyecciones estéticas. Los seres vivos, además de seguir siendo alimento, se han convertido, figurativa y realmente, en fuente de energía (biocombustibles), de nuevos biomateriales, conocimientos (“organismos modelo”), obras de arte in vivo, paradigmas y fuente de información para modelar y construir nuevos sistemas tecnológicos y (bio)artefactos. Esta es la gran transformación biotecnológica y bioinformática que podemos esperar en la era de la bioartificialidad, pues se caracteriza por la nueva y poderosa capacidad técnica de transmutar la materia viva, así como por introducir cambios sustanciales en las representaciones sociales y concepciones teóricas sobre la naturaleza, los seres vivos y nuestra propia naturaleza humana. Dichas transmutaciones son tanto efectivas y operativas como simbólicas y estéticas.

Nuestra especie se visualiza a sí misma tomando el mando de su propia evolución y asumiendo el poder para modificar a todas las demás especies; pero esta potestad, en sí misma tentadora y deslumbrante, podría conducirnos a una peligrosa ambivalencia si, al mismo tiempo, no nos hiciera capaces de comprendernos y de autocontenernos. Por eso, la estética tecnocientífica de la bioartificialidad requiere, ahora más que nunca, de una nueva ontología y de una consistente crítica ética, estética y política.

 

La autopóiesis tecnocientífica

 La idea autopoiética y carencial del ser humano se ha convertido en los últimos años en un proyecto tecnocientífico de automutación de la naturaleza humana. En esta proyección se avizora que la potencialidad tecnológica para modificar estructuralmente el cuerpo humano y para revolucionar la relación entre el individuo y su medio tendrá repercusiones radicales en la historia de nuestra especie. Esta confianza ­–un tanto utópica­– en la tecnociencia ha dado origen a un nuevo híbrido, paradójico y poderosamente simbólico, de la idea de lo humano, que se caracteriza por postular una transhumanidad y por refundar la imagen autopoiética en un movimiento milenarista de “transhumanismo”, que proclama el fin de las ambigüedades y defectos de nuestra condición biológica, sujeta hasta ahora a la evolución natural.[10] Dejaremos la era de la naturaleza humana, proclaman los transhumanistas como Nick Bostrom (2005)[11],  para arribar a la era de la producción o fabricación técnica de lo humano (rediseño biotecnológico de nuestra especie, para entrar plenamente en una nueva era de la evolución y la selección artificiales).

Estas proyecciones transhumanistas han suscitado ya en el imaginario social, tanto en los debates académicos como mediáticos, escenarios posibles que van de lo apocalíptico hasta lo más “integrado” al sistema tecnoeconómico actual, reforzando el miedo o la confianza un tanto irreflexiva sobre el futuro biotecnológico de la humanidad. Los más entusiastas proclaman  que el ser humano conquistará el poder de controlar y reconfigurar (o literalmente fabricar) su corporalidad y, en especial, su cerebro, con el fin de autorrediseñarse y autodesarrollarse para expandir a voluntad sus facultades metabólicas, intelectuales, estéticas, creativas y éticas, y alcanzar así un estado de pleno bienestar. Pero los transhumanistas siempre dejan de lado o minimizan la cuestión ético-política del incremento de la desigualdad social entre los “genenriquecidos”, como los denomina Matt Ridley (2004), y los miles de millones que permanecerán muy probablemente en “estado natural”. Por eso, estas proyecciones transhumanistas han ayudado a reavivar ‒sin quererlo‒ los problemas y dilemas de la justicia distributiva, la tolerancia y protección de los derechos humanos, temas políticos muy urgentes y candentes en el presente.

La remodelación biotecnológica de la naturaleza humana está gestando una “antropotécnica”, como la denomina Jérôme Goffette(2006). El conjunto de biotecnologías que la constituyen se desarrolla a la par de la transformación y reconfiguración de muchos otros seres vivos, plantas, animales y microorganismos. La antropotécnica es biotecnología en su máxima expresión. Por ello, se habla ya de un nuevo capital biológico o “biocapital” que dotará de un nuevo impulso al sistema del capitalismo global para reconvertir todo aquello que sea “natural” en bioartefacto o en producto-mercancía patentado y comercializado en el mercado global. Empresas de biotecnología de síntesis, como Celera Genomics[12], de Craig Venter, encabezan esta nueva cruzada que aspira a colonizar la tierra prometida (¿sagrada?) de la naturaleza biológica y la evolución natural de las especies para transformarlas radicalmente, mediante la reingeniería biotecnológica, en una naturaleza rediseñada y producida socialmente, en una Naturaleza 2.0 o NextNature[13] (o literal segunda Naturaleza).

El proyecto radical de la bioindustria

 Pero en donde se advierte con mayor fuerza y efecto transmutador de la naturaleza este nuevo proyecto tecnocientífico, es en la bioindustria de la producción alimenticia, que se ha desarrollado desde mediados del siglo XX. En este ámbito es ya una realidad la existencia de nuevas formas de relaciones entre nuestra especie, los demás seres vivos y los ambientes naturales. Los proyectos para producir industrialmente y a gran escala carne artificial, alimentos híbridos (animales-vegetales) o nutracéuticos para consumo masivo –que se han anunciado recientemente y que esperan poner en el mercado sus producciones en un plazo de unos diez años– constituyen ejemplos que así lo atestiguan.

Esta revolución biotecnológica en marcha se propone dominar el territorio de la “naturaleza natural” humana y de la biosfera entera, conservada hasta ahora en unidad biológica y diversidad cultural, para transmutarla de un modo sustantivo e irreversible en una diversificación biológico-genética artificial y en una paradójica uniformidad cultural. Por ello, esta futurista antropobiotécnica (que ya despunta en la cirugía plástica, terapia génica, selección de embriones por reproducción asistida, cirugías y tratamientos de cambio de sexo, y otras prácticas “para-médicas” con fines no sólo remediales sino eugenésicos) representa desde ahora un verdadero desafío ético-filosófico, pero también estético-simbólico. Porque antes de que esos proyectos y escenarios sean una realidad efectiva (con las sorpresas que seguramente depararán), han generado representaciones sociales y estéticas perturbadoras y controversiales. Esas representaciones constituyen en general lo que yo denomino la estética de la biotecnociencia contemporánea, precedida por el bioarte (en autores como Eduardo Kac, Orlan o Stelarc[14]). Y en particular, la estética de las biotecnociencias contemporáneas está generando, tal como en la popular película Matrix¸ una matriz global de imágenes sociales del mundo feliz de la reconfiguración total de la naturaleza, y está redefiniendo los marcos cognitivos y axiológicos en los que actúan y viven las nuevas generaciones de seres humanos, que ya se sienten y se miran a sí mismos como mutantes transhumanos.

Así pues, en el mundo tecnológico contemporáneo, los humanos y los demás seres vivos se han convertido en materia prima de transformación. Sus cuerpos y sus condiciones ambientales de vida han sido transfigurados no sólo de manera material sino también simbólica, en formas de virtualizaciones y proyecciones estéticas. Los seres vivos, además de seguir siendo alimento, se han convertido, figurativa y realmente, en fuente de energía (biocombustibles), de nuevos biomateriales, conocimientos (“organismos modelo”), obras de arte in vivo, paradigmas y fuente de información para modelar y construir nuevos sistemas tecnológicos y (bio)artefactos. A esta gran transformación biotecnológica y bioinformática podríamos llamarle la era de la bioartificialidad, pues se caracteriza por la nueva y poderosa capacidad técnica de transformar la materia viva, así como por introducir cambios sustanciales en las representaciones sociales y concepciones teóricas sobre la naturaleza, los seres vivos y nuestra propia naturaleza humana.

De vuelta al tema de la imagen identitaria de nuestra especie, por primera vez podemos preguntarnos, con cierta seriedad (aunque no sé si con serenidad), si la humanidad seguirá siendo lo que siempre ha sido: una especie natural producto de la evolución, pero sin que podamos resolver todavía el acertijo del significado de nuestro propio ser bio-cultural. Nuestra especie se visualiza a sí misma tomando el mando de su propia evolución y asumiendo el poder para modificar a todas las demás especies; pero esta potestad, en sí misma tentadora y deslumbrante, podría conducirnos a una peligrosa ambivalencia si, al mismo tiempo, no nos hiciera capaces de comprendernos y de autocontenernos. La estética tecnocientífica de la autopóiesis requiere, ahora más que nunca, de una nueva ontología y de una consistente crítica ética, estética y política.

Máxima velocidad: máximo peligro

En el silgo XX las innovaciones en los transportes y las comunicaciones produjeron una revolución tecnológica que transformó el ritmo de la mundanidad. Los cambios sociales debidos al uso masivo de los ferrocarriles, los automóviles y luego los aviones; el telégrafo y el teléfono; la radio, la televisión y luego la internet impulsaron la aceleración constante de la existencia humana. El mundo se hizo unitario y más pequeño, pero aún se mantenía la distancia geográfica y la diferencia de tiempo entre un sitio y otro de la Tierra. La relatividad de distancia y tiempo (las ciudades principales están interconectadas por las vías de transporte más rápidas, mientras las zonas rurales o urbanas marginales por las más lentas) marcó las nuevas coordenadas del espacio geográfico; pero para ir a otro lado del mundo había que recorrer distancias y gastar tiempo, aunque los transportes tendieran a reducirlas con mayor eficacia. No obstante, las telecomunicaciones han borrado la distancia y el tiempo geográficos, pero acrecentaron  las distancias geopolíticas y culturales. Con las tecnologías del transporte y la comunicación global se consolidó rápidamente la ideología del progreso, la idea de que la velocidad de los cambios y la aceleración misma de la existencia cotidiana implicaba el ascenso hacia una mejor condición de vida y más humanizada. La velocidad y la aceleración se convirtieron por antonomasia en el símbolo del progreso.

Las nuevas tecnologías de la información y las telecomunicaciones han proclamado el advenimiento de un nuevo mundo más unido, más justo, más confortable, en donde la gente estará mejor comunicada e informada y podrá sostener relaciones más armónicas y productivas con sus semejantes.[15] No obstante, a pesar de muchos de sus beneficios más evidentes, el nuevo paradigma tecnológico oculta el riesgo de un accidente mayúsculo de dimensiones nunca antes vistas en la historia, y ese es su límite infranqueable; quizá sea el último límite de la aventura moderna del progreso tecnológico.

La velocidad y la aceleración constantes del mundo tecnológico de los siglos XIX y principios del XX implicaban el riesgo como un factor que se podía calcular y se intentaba domesticar, porque los riesgos tecnológicos estaban localizados. Así, accidentes como el naufragio del Titanic o el descarrilamiento de un tren no eran más que fenómenos aislados en donde unos cuantos sujetos quedaban afectados. Ningún accidente involucraba a toda la humanidad. En cambio, un accidente en las actuales superautopistas de la información, en los laboratorios biotecnológicos, en los mercados financieros, en donde lo que viajan o se transportan no son unos cuantos pasajeros, sino información y materia viva en grandes volúmenes, sí que puede provocar un colapso de orden mundial; un accidente vial en estos sistemas y redes de máxima velocidad puede involucrar y afectar a toda la humanidad, ya sea por efecto real o virtual; en la misma magnitud estaría la ocurrencia de un accidente en la manipulación genética de organismos vivos, incluidos nosotros mismos, que fuese provocado por un error biotecnológico. El temor de nuevas pandemias de virus mutantes (contra los cuales no habrá vacunas efectivas) se mantiene como una posibilidad que amenaza a la frágil sociedad global informacional.

El desafío de la actual imagen autopoiética de la humanidad

Los seres humanos pueden perder la memoria y la conciencia sobre la forma en que se ha construido este nuevo mundo que preconizaron las info y las biotecnologías; en él, la necesidad natural ha sido sustituida por una nueva modalidad de necesidades artificiales. La humanidad ha emprendido desde sus orígenes la batalla por liberarse de la necesidad natural, pero ha pagado un precio muy alto por ello: debe ahora someterse y adaptarse a las condiciones del nuevo entorno tecnológico global que domina el mundo de la vida, que le es próximo por ser racional, pero ajeno por no ajustarse a las estructuras y condiciones históricas en que discurría anteriormente la existencia humana.

Sin embargo, el acelerado cambio tecnológico de principios del siglo XXI implica que nuestra especie debe hacerse, por primera vez, enteramente responsable de su destino. La humanidad se ha hecho relativamente autónoma frente a las determinaciones que impone la naturaleza; intenta resistir y ganar la batalla contra las limitaciones naturales del ciclo vital de la reproducción y la muerte, que por milenios han sido una constante para el desarrollo de la humanidad; intenta asimismo reconfigurar el espacio y trastocar el orden sucesivo del tiempo. El mundo tecnológico que nos envuelve como una red de posibilidades ya no se ciñe a la condición natural de lo humano, sino que puja por conducir a la humanidad hacia un punto de no retorno, más allá de su condición natural; es ésta la imagen más acabada del mundo de la virtualización total. Pero lo que resulte de este formidable esfuerzo tecnológico, en el que los sueños y las pesadillas de todos encuentren su realización, será enteramente responsabilidad de los agentes humanos, pues tendremos que decidir ante las opciones de transformación tecnológica del mundo de la vida. Decisiones para las que aún no estamos preparados pero ante las cuales deberemos asumir plena responsabilidad por el futuro incierto y ambiguo de nuestra especie. Nunca antes tuvimos tanto poder para superar nuestra condición natural, pero nunca antes estuvimos tan confundidos sobre el rumbo de nuestra existencia colectiva.

Ha surgido, pues, una insospechada dimensión de la responsabilidad humana ante el porvenir ambiguo de su existencia futura. Desde luego, no dispondremos de una idea definitiva e inmutable acerca de la naturaleza humana y del sentido de su historia evolutiva. Pero los efectos paradójicos de nuestros proyectos tecnocientíficos, que surgen de la imagen autopoiética de nuestra especie, deben movernos a la reflexión cuidadosa, la precaución y la prudencia colectivas, así como a la conciencia de nuestras profundas contradicciones.

Un presentimiento se cierne entre estas ideas, apenas expresadas en este ensayo al modo impresionista: es la sensación de experimentar un vacío ético ante los desafíos que enfrentará la humanidad en el nuevo mundo tecnológico que hemos creado. Es el vacío de no tener respuestas adecuadas, y menos las tendremos si no nos comprometemos con una reflexión serena, ni ingenuamente entusiasta ni catastrofista, sobre los fenómenos actuales que afectarán la estructura ontológica del mundo de la vida y, con ello, las condiciones en las que la humanidad se representó su propia existencia y su incierto destino en la Tierra.

Huelga decirlo: el espejo enterrado de la identidad sigue sin darnos respuestas.


[1] Dos referentes poderosos los encontramos en periodos históricos muy distintos, el Golem (inmortalizado en la novela homónima del Gustav Meyrink, 1915) y el engendro del Dr. Frankenstein en Frankenstein o el moderno Prometeo de Mary Shelley (1818).

[2] La Prueba de Turing fue desarrollada por Alan Turing para corroborar la existencia de inteligencia en una máquina. Turing la propuso en 1950 en un artículo (Computing machinery and intelligence) para la revista Mind, y sigue siendo uno de los métodos más discutidos en inteligencia artificial. Consiste en la hipótesis de que, si una máquina se comporta en todos los aspectos con inteligencia y no con respuestas programadas, entonces debe ser considerada como inteligente. Extendiéndola a los posibles androides, si éstos se comportaran con inteligencia y emociones humanas, entonces tendríamos que concluir que pertenecen a una subclase de nuestra especie.

[3] El filme se basa en la novela de Philip K. Dick Do androis dream of electric sheeps? de 1968.

[4] Una bella replicante, Rachel, diseñada para ser una escort, ni siquiera está consciente de que ha reprobado el test de Turing (llamado en la novela original de Dick “prueba de empatía Voigt-Kampff” diseñada por el imaginario Instituto “Pavlov”); se cree humana gracias a que ha desarrollado sentimientos complejos como los de cualquier persona “natural” que recuerda su biografía, única y, en principio, intransferible.

[5] La novela de Philip K. Dick se ubica en una época posterior a una guerra nuclear que ha dejado un polvo radiactivo en la atmósfera y en la que han desaparecido muchas especies de animales. El protagonista sueña con poder comprar a plazos un animal natural (que son muy valorados por “exóticos”), ya que en casa tiene una oveja “eléctrica”.

[6] Sirva esta frase como un homenaje a Carlos Fuentes (1928-2012). Fuentes se refería en el libro de ese título a la ambigua identidad de los pueblos iberoamericanos en su relación con su pasado colonial. Traslado esta imagen al problema de la identidad de la especie humana en su totalidad.

[7] ¿Acaso hemos despertado ya del sueño del determinismo genético para darnos cuenta de que nuestra identidad no sólo está hecha de genes? Si es así, no tuvimos que esperar a que ningún filósofo nos despertara; parece más bien que la intuición que tenemos sobre la extrema complejidad de lo humano nos hace dudar de nueva cuenta sobre nuestro origen y nuestro destino.

[8] Vid. J. Goffette, Naissance de la anthropotechnie. De la médicine au modelage de l’humain, Vrin, París, 2006.

[9] Véanse obras y textos en: http://www.ekac.org/; http://stelarc.org

[10] Si bien, como se ha dicho, en las diversas ideas de lo humano está presente la apuesta por la trascendencia de su condición natural, se trata casi siempre, más que de una transformación material operada por la capacidad técnica, de una trascendencia “simbólica”, una transformación espiritual o de una sublimación de la conciencia humana para superar su finitud; por ejemplo, en la idea nietzscheana del Übermensch o del superhumano. El proyecto tecnocientífico transhumanista pone todas sus esperanzas en una trascendencia de carácter biotecnológico y bioartificial.

[11] Para leer más textos de Bostrom, ver sitio web: http://www.nickbostrom.com

[12] Véase su sitio web en https://www.celera.com

[13] Véase el fascinante proyecto estético-filosófico-social NextNature en su sitio web www.nextnature.net de (bio)artistas y pensadores principalmente holandeses, encabezados por Koert van Mensvoort; él mismo un híbrido de bioartista, científico y filósofo, muy al modo “neorenacentista”.

[14] Véanse obras y textos en: http://www.ekac.org/; http://stelarc.org

[15] Esta es la utopía light que proclaman los nuevos profetas como Mark Zuckerberg, inventor y principal accionista de Facebook. Declaró a la prensa cuando Facebook comenzó a cotizar en bolsa: “nuestra misión no es ser una empresa más en la Bolsa. Nuestra misión es hacer que el mundo sea más abierto y esté más conectado”. Reforma, p. 17, 19 de mayo de 2012.

Informe sobre discriminación y desigualdad

Informe 2012 sobre Discriminación y desigualdad en México. CONAPRED y CIDE

Un informe muy revelador sobre la realidad social en cuanto a derechos y convivencia comunitaria

Reporte_2012_IntroGral

Documento de la AMC sobre el uso de transgénicos

¡NUEVO!

 

Uso “responsable” de los OGM, AMC, (PDF)

Documento completo “Por un uso responsable de los organismos genéticamente modificados” del Comité de Biotecnología de la Academia Mexicana de Ciencias, lo analizaremos en las siguientes sesiones.

www.amc.unam.mx, ver sección “Libros en línea”.

 

 

Ceguera moral

Ceguera moral

Fernando Vallejo

Publicado por El País, el 19 de abril

La foto impúdica que publicó EL PAÍS el domingo en primera plana del rey Borbón y otro cazador, ambos con escopetas y atrás de ellos el elefante que acababan de matar, me produjo, ¡otra vez!, un sentimiento que en mí se ha vuelto recurrente: asco a la humanidad. Yo he visto de niño las fotos de los decapitados de mi país, en hileras de decenas, y a veces de centenares, de campesinos conservadores o liberales descalzos (pues entonces no tenían ni con qué comprar zapatos) y con las cabezas cortadas a machete y acomodadas a los cuerpos a la buena de Dios: eran las del enfrentamiento entre el partido conservador y el partido liberal colombianos, que a mediados del siglo que acaba de pasar se estaban exterminando en esa guerra civil no declarada que conocimos como la Violencia, así, con mayúscula como se pone en España el “Rey”, y que incendió y devastó el campo de Colombia.

Ninguna de esas fotos me produjo tanto dolor, tanta perturbación como esta del periódico español. Tal vez porque desde niño no quiero a los seres humanos pero sí a los elefantes. O tal vez por lo que enmarca la foto: arriba el nombre del periódico, EL PAÍS, el único que ha llegado ser transnacional en nuestro idioma, pues ni La Nación de Buenos Aires, el diario de los Mitre, con lo grande que fue, lo logró: trascender las fronteras nacionales para ir a los cuatro rumbos del ámbito hispánico, por sobre el mismo mar. Y debajo de EL PAÍS el encabezado, el titular, insulso, banal, perverso: ‘El Rey es operado de la cadera al caerse en un safari en Botsuana’.

Es el Rey que se merece España, el país que despeña cabras desde los campanarios

La tragedia era esa, que el Rey con mayúscula se había roto la cadera en un safari, no que acababa de matar a un animal hermoso, inocente, que ningún daño le había hecho. Para EL PAÍS la matanza de animales grandes por diversión en África es un simple safari: para mí es un asesinato. Y adentro del periódico, llenando dos páginas, la crónica banal del percance y otra foto del Rey con el mismo cazador y adelante de ellos dos búfalos que acaban de matar. Un destino habitual para la caza mayor, dice el correspondiente titular. “España es de los países que más trofeos de grandes especies importa de África. Matar un elefante en Botsuana sale por más de 44.000 euros”. Y que “los médicos le han tenido que colocar al Rey una prótesis que sustituye la cabeza del fémur y la zona donde esta se ensambla con la pelvis”, etcétera, en ese tono neutro, imparcial, que es el que le corresponde a un gran periódico.

De entonces acá, en las horas que han pasado, ha venido la condena en las redes sociales de Internet de muchos españoles indignados porque el Rey se está gastando el dinero público en diversiones cuando España pasa por uno de sus peores momentos, o porque la Casa del Rey no le informó al presidente de su viaje, o por razones así. ¿Y es que alguna vez le informó a alguien cuando se iba a Rumanía a cazar osos con Ceausescu? Todavía en 2004, tiempo después de la caída del tirano, seguía yendo a lo mismo. El 12 de octubre de ese año el periódico Romania Libera de Bucarest informó de su cacería en la región rumana de Covasna, al pie de los Cárpatos, en que mató a escopetazos a nueve osos, una osa gestante y un lobo y dejó malheridos de bala a varios otros animales que medio centenar de ojeadores le iban poniendo a su alcance, de suerte que los pudiera abatir sin riesgo alguno. Varios miembros de la policía secreta rumana disfrazados de campesinos e infiltrados entre los ojeadores protegían de los osos y de cuanto peligro se pudiera presentar al distinguido personaje. La cacería o masacre tuvo lugar desde el viernes 8 de octubre al domingo 10 y la organizó la empresa Abies Hunting, experta en safaris. El Rey había llegado al aeropuerto Otopeni de Bucarest en su jet privado, y escoltado por 10 patrullas de la policía y varios vehículos de acompañamiento protocolario se había trasladado a las cabañas que tenía antes Ceausescu para sus cacerías en la región. Los lugareños de Covasna le depararon al Rey español un cálido recibimiento folclórico vestidos con trajes típicos y lo agasajaron con palinca, un aguardiente de ciruela.

Así que lo de matar animales grandes como el elefante y los búfalos de la semana pasada no es cosa nueva: le viene de lejos al Rey. Y se la va a dejar de herencia, junto con un dineral, a su nieto, quien se acaba de herir un pie por andar jugando con escopetas. ¿Qué irá a cazar este niño cuando crezca y le permitan sus padres ir de cacería? ¿Elefantes? ¿Osos? ¿Búfalos? Ya no van a quedar. Para entonces su abuelo habrá acabado con todos. Aunque las posibilidades que tiene el niño en cuestión de reemplazar andando el tiempo a su abuelo en su altísima dignidad son pocas, alguna hay. Estaría perfecto ahí, como fabricado a la medida del puesto. Es el Rey que se merece España, el país que despeña cabras desde los campanarios de sus pueblos para celebrar, con la bendición de la Iglesia, la fiesta del santo patrono.

Fernando Vallejo es escritor. Autor de La virgen de los sicarios, ha ganado el último Premio FIL de la Feria del Libro de Guadalajara.

Günther Anders y la disolución de la responsabilidad ética

Günther Anders y la disolución de la responsabilidad ética

(en ocasión de la recepción del premio Norman Sverdlin 2004, en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM)

Descargar en PDF: Premio Sverdlin1

Dr. Jorge Enrique Linares

Ciudad Universitaria, D.F., abril de 2005.

Estimados señor y señora Sverdlin, miembros y amigos de la familia Sverdlin, Doctor Ambrosio Velasco, director de nuestra Facultad, miembros del presidium, colegas, amigos y familiares, señoras y señores:

Hace nueve años recibí el Premio Norman Sverdlin por mi tesis de licenciatura. Fue un reconocimiento que, sin duda, me llenó de mucha satisfacción. Pero en ese entonces no comprendí cabalmente el efecto que tendría en reafirmar mi vocación por la filosofía. Ahora puedo decirles que el haber recibido ese premio fue para mí un aliciente muy significativo y que me permitió perseverar en esta carrera académica, que ya comienza a dar algunos frutos. Ahora, el recibir de nueva cuenta el Norman Sverdlin en doctorado me compromete a esmerarme más para poder retribuir en parte lo mucho que he recibido de mi Facultad, de mis maestros y colegas, de mis alumnos y de mi familia.

Deseo sinceramente que este reconocimiento sea también significativo para mis compañeros premiados en licenciatura y en maestría, Helena y Miriam, y Jesús, respectivamente. Agradezco nuevamente el generoso gesto de los Sverdlin por haber instituido y mantenido este premio, a los miembros del jurado, y a nuestra Facultad y sus autoridades por haber apoyado y seguir apoyando esta iniciativa del premio Sverdlin, que ya constituye una auténtica tradición en nuestra comunidad filosófica.

Quisiera ahora referirme un poco a algunos temas que desarrollé en mi trabajo de investigación doctoral.

Durante el siglo XX algunos pensadores emprendieron diagnósticos de nuestro tiempo muy similares que cuestionaban el progreso tecnológico y el dominio humano sobre la naturaleza, advirtiendo el inicio de una crisis que cimbraba los fundamentos mismos del mundo moderno. Entre esos pensadores elegí a cinco que son representativos de una filosofía de la “sospecha” sobre el progreso tecnológico: Martin Heidegger, Jacques Ellul, Günther Anders, Hans Jonas y Eduardo Nicol.[1] Denominé a esos cinco pensadores los anunciadores del peligro mayor porque ellos leyeron los signos del Apocalipsis en los logros de la razón tecnocientífica, pues comprendieron que la realización de la utopía tecnológica implicaba el peligro de una deformación radical e irreparable de la condición humana: el hombre dejaría de ser agente de su propio destino.

Estos cinco pensadores, cual profetas en el desierto, anunciaron posibles catástrofes a causa de un poder tecnológico incontrolado, que pondrían en peligro la estabilidad y la viabilidad de la biosfera, la razón teorética misma (la razón que da razón), la autonomía individual o el abasto material necesario para sostener a la sociedad contemporánea; pero, ante todo, dichas catástrofes amenazarían el carácter libre y autoconsciente del ser humano, es decir, su condición ética.

Las advertencias y exageraciones catastrofistas de los anunciadores resultaron el medio más adecuado que esos filósofos encontraron para sacudir la conciencia de sus contemporáneos. Con esas advertencias trataron de fundar una conciencia crítica ante el mundo tecnológico, una nueva experiencia de asombro y de temor ante ese poder que ahora nos sobrepasa y nos humilla con ostentosa perfección, y que ha hecho que la imagen simbólica de lo humano aparezca como algo obsoleto y peligrosamente difuso.

En 1956, el filósofo judío-alemán Günther Anders,[2] uno de esos anunciadores, escribió su Die Antiquiertheit des Menschen [La obsolescencia del hombre], en el que expone un diagnóstico de la condición humana de la era de las revoluciones tecnológicas, en el contexto mismo de la posguerra, marcado por la carrera armamentista entre las dos superpotencias.

Günther Anders planteaba que el problema de nuestro tiempo consiste en la discrepancia entre el enorme poder tecnológico que desplegamos y las capacidades limitadas que tenemos para comprender y controlar los efectos de ese poder. Nuestra conciencia se ha quedado desfasada con respecto a lo que podemos provocar en el mundo. Esto es lo que llama Anders el “desfase prometeico” [das prometheische Gefälle]:[3] “el representar [Vorstellen] permanece detrás del hacer [Machen]: podemos bombardear a cientos de miles, pero no podemos llorarlos ni arrepentirnos.”[4]

La insuficiencia de nuestras capacidades cognitivas y de nuestra sensibilidad moral ante la inconmensurabilidad de los efectos del poder tecnológico resulta peligrosa porque posibilita la ocurrencia y la recurrencia de catástrofes e incluso de crímenes (como el genocidio) imposibles sin la tecnificación sistémica, y que antes parecían inconcebibles.

Para mí […] que […] había tenido […] la oportunidad de experimentar la miseria – eso es, tanto la experiencia del desempleo como la del trabajo maquinizado […] lo que ocupaba el primer plano era el hecho de que el obrero de hoy, desde el peón hasta el inventor más genial y el hombre de Estado […], no tiene, debido a la totalidad de la división del trabajo –que es el totalitarismo de hoy– ninguna idea del producto ni de los efectos de su actividad, aunque ese efecto sea la aniquilación de la especie humana.[5]

Por otra parte, Anders sostiene que el ser humano ahora se percibe a sí mismo más imperfecto, más precario, más vulnerable, sin estar a la altura del mundo tecnológico que ha edificado. El hombre siente, pues, vergüenza de su obsolescencia. Este sentimiento de vergüenza prometeica, como lo denominó Anders, refuerza la imagen de una naturaleza humana carente y defectuosa, pero perfectible y remediable técnicamente. Anders advierte que la humanidad no se habría sentido hasta ahora tan poca cosa ante sus creaciones y, a la vez, tan prepotente para cambiar y superar su propia naturaleza imperfecta. Y he ahí el fundamento de los proyectos eugenésicos de transformaciones transhumanas que han comenzado a emerger en el mundo tecnológico.

Dos sucesos marcaron el diagnóstico andersiano de nuestro tiempo: los campos nazis de exterminio, en sus propias palabras: “la noticia de que el hombre de la era de la producción masiva había comenzado también a producir industrialmente los cadáveres por millones, es decir, Auschwitz”.[6] Y el segundo… Hiroshima. Ante el primer bombardeo atómico de la historia, “comprendí –relata Anders– que el 6 de agosto de 1945 representaba el día cero de una nueva era, el día a partir del cual la humanidad ya era irrevocablemente capaz de exterminarse a sí misma”.

En efecto, el Holocausto fue una demostración del siniestro poder de una maquinaria burocrático-militar que “producía” cadáveres con sumo rigor económico para cumplir eficazmente con una terrible tarea de “limpieza” racial. Mientras que el lanzamiento de la bomba atómica sobre Hiroshima, y luego Nagasaki, fue la otra novedosa forma de producción masiva de muerte. Por primera vez una sola bomba contenía el poder explosivo para exterminar a cerca de 100 mil personas en un instante.  Anders subrayaba siempre la unidad histórico-ontológica entre las cámaras de gas y la bomba atómica: ambos hechos son los heraldos de una nueva era. En estos dos fenómenos ve Anders la unidad de homo creator y homo materia. El ser humano, otrora creador prometeico de un mundo artificial a su entera disposición, se ha convertido en materia prima de sus propias producciones técnicas; es ahora objeto instrumentalizado por el potencial tecnológico capaz de una destrucción masiva, en modalidades ciertamente criminales; pero que no son ajenas, por desgracia, a la naturaleza del poder tecnológico actual: “la transformación del hombre en homo materia [materia prima como nulificación colectiva de la condición humana] ha comenzado ciertamente en Auschwitz”.

A través de Auschwitz e Hiroshima como símbolos, Anders comprendió que el enorme poder destructivo es una característica de la modernidad tecnológico-industrial que está necesariamente ligada a sus “triunfos” positivos y benéficos; el poder de destrucción llevado al límite era la cara oculta de la modernidad, pues la irracionalidad y el grado de refinamiento para aniquilar proceden de la misma fuente que la de los logros civilizadores, a saber, el incrementado alcance del poder tecnológico que ha sobrepasado las dimensiones de la conciencia y de la responsabilidad humanas.

Sin embargo, la posibilidad de una catástrofe que amenaza a todos por igual no perturba a las “buenas conciencias” del mundo tecnológico porque no podemos ya ni siquiera imaginarla. La ceguera ante la posibilidad de un desastre mayor es un signo de la precariedad moral de las sociedad contemporánea. Y por ello, somos nosotros, los herederos del moderno Prometeo, los primeros en “dominar el Apocalipsis” –como solía decir Anders–; pero también seremos, al parecer, los primeros en vivir constantemente bajo sus amenazas.

Pero ¿en qué consiste lo peligroso de esta situación moral? En que ya no somos agentes de la historia, sino meros “colaboracionistas” de los acontecimientos, tanto de los más benignos como de los más terribles y siniestros. Las “acciones” humanas, tanto en el ámbito productivo como en todos los demás campos de la actividad social, se reducen a una mera colaboración abstracta, fragmentada, que no percibe los fines y las consecuencias de las acciones, y que no se responsabiliza por ellas.

En efecto, la disolución de la responsabilidad es el mayor problema ético que Anders observa en la actual mediatización industrializada de la actividad humana. Esto es característico del modo de acción técnico-industrial-militar de nuestra era (que igual produce automóviles o cadáveres por millones). Nadie parece ser ya responsable de las consecuencias de las acciones técnicas a gran escala, si es que resultan destructivas. La disociación entre lo que producimos y lo que nos representamos puede llegar a un extremo de patética y verdadera esquizofrenia: se puede ser un comandante de un Lager de exterminio y, al mismo tiempo, un ejemplar y amoroso padre de familia, como lo era Rudolf Höss, el comandante de Auschwitz.

Dos ejemplos totalmente opuestos encuentra Anders de este fenómeno de la disolución de la responsabilidad: el teniente coronel de las SS nazis Adolf Eichmann y el mayor de la fuerza área norteamericana Claude Robert Eatherly. El primero, un burócrata nazi que participó en la planeación de la “solución final” del problema judío en la conferencia de Wannsee en 1942, y que fue uno de los principales encargados de la ejecución de dicho plan. Al término de la Guerra, Eichmann logró escapar con una identidad falsa y emigra hacia Argentina. Después de años de vivir tranquilamente en la clandestinidad, en 1960 el servicio secreto israelí lo localiza, lo secuestra y lo lleva a Israel para ser juzgado. En el juicio, Eichmann se declara inocente de haber participado en crímenes contra la humanidad por seguir órdenes militares y por acatar sus tareas con “kantiano” –así lo justificó– sentido del deber.

El otro personaje, Eatherly, era uno de los miembros de la misión que participó en el primer bombardeo atómico. La mañana del 6 de agosto de 1945 dos aviones B-29 de la Fuerza Aérea Norteamericana salieron desde su base en el pacífico sur rumbo a Japón para realizar el ataque. El blanco fue seleccionado por el primer avión, que llevaba un equipo meteorológico; el segundo llevaba en sus entrañas la little boy, como fue bautizada la primera bomba atómica por el coronel Tibbets, así como un equipo de observación que filmó la explosión y la nube radiactiva que se formó de inmediato. La bomba estalló a las 8:15 de la mañana en un soleado y claro día, arrasó tres cuartas partes de la ciudad y aniquiló a más de 80 mil personas. En el equipo del primer avión iba el mayor Claude Robert Eatherly, quien tenía a su responsabilidad calcular el blanco, según las condiciones climatológicas, para que la bomba cayera cerca del cuartel general en Hiroshima. Tal parece que un error de cálculo de Eatherly hizo que la bomba explotara en pleno centro de Hiroshima.

Después de haber visto, o más bien de haber cobrado conciencia, de la magnitud de los efectos de la explosión nuclear, Eatherly no pudo sentir más la satisfacción de la venganza que sentían sus compañeros por tan exitosa operación militar; comenzó a pasar noches en vela y a sufrir pesadillas con la explosión; de regreso a su país, en su pueblo natal lo consideraban un héroe de guerra, pero él seguía sin poder pasar una noche tranquila. Pudo entonces darse cuenta que se sentía arrepentido y en parte responsable por la muerte de miles, por haber calculado mal (supuestamente) el blanco del bombardeo. La verdad es que si hubiera acertado en el blanco las diferencias en el número de víctimas hubieran sido mínimas, puesto que los habitantes de Hiroshima no corrieron a esconderse en los refugios antiaéreos porque las alarmas nunca sonaron. La guardia de la ciudad sólo divisó en el rádar dos aviones que volaban a gran altura, lo cual no implicaba la posibilidad de un bombardeo (en los anteriores bombardeos a Tokio, por ejemplo, habían participado cerca de 300 aviones B-29 en vuelos casi rasantes).

Para combatir la culpa que lo acosaba, Eatherly comenzó a enviar dinero a las víctimas en Hiroshima en sobres sin remitente. Cuando el dinero se le terminaba empezó a cometer diversos defraudes y a realizar pequeños robos para continuar con una penitencia que él mismo se había impuesto. A veces robaba el dinero, se arrepentía, y tiraba el botín unas cuadras después. Empero, sus terrores nocturnos no cesaban, motivo por el cual consultó a los psiquiatras del servicio militar de sanidad. Eatherly fue internado varias veces en el Hospital Militar de Waco, Texas, con un diagnóstico de “complejo de culpa”, una culpa desproporcionada en opinión de los psiquiatras: ¿en qué cabeza cabía el sentirse arrepentido por participar en el lanzamiento de una bomba atómica? Eatherly permaneció en tratamiento por más de cinco años, con varias internaciones en el hospital, con la anuencia de su hermano, custodiado y vigilado en todo momento por la policía militar. Su enfermedad, sus declaraciones y escritos fueron ocultados por la Fuerza Aérea como si fueran un secreto de guerra. El gobierno norteamericano no quería que se publicitara que un héroe había perdido la razón y, menos, que cuestionaba moralmente el uso de armamento nuclear. Eatherly sufría por la culpa de haber participado en el asesinato de miles de personas en un acto de guerra que sus conciudadanos no sólo no veían mal, sino que alababan como un acto patriótico. Esta conciencia lo llevó a intentar convertirse en el impulsor de un movimiento antinuclear, pero nunca lo consiguió. En varias ocasiones intentó suicidarse.

En 1959, al enterarse del colapso psicológico y los varios intentos de suicidio de Claude Robert Eatherly, Anders le escribió para intentar recuperar su experiencia y reflexionar conjuntamente sobre las dimensiones morales de esos terribles acontecimientos. Anders creía que Eatherly había logrado conservar la conciencia ética del significado del bombardeo atómico, mientras que toda una nación era ciega ante este suceso. Eatherly contestó las cartas y mantuvo correspondencia con Anders desde su encierro en el hospital psiquiátrico, dando origen así a un entendimiento y amistad mutuos que demostraban que Eatherly no había “perdido la cabeza”, sino que era, en todo caso –como sostenía Anders– “otra víctima de Hiroshima”. La correspondencia que Anders sostuvo con Eatherly durante más de un año, conmovedora en muchos aspectos,  y cuyos efectos resultaron terapéuticos para Eatherly, se publicó en 1961. En una de las cartas, Anders le escribe:

“Así pues, si estos días en los que volvemos a saber de las atrocidades que tuvieron lugar hace casi veinte años me acuerdo de ti, es porque tú, Claude, eres la figura opuesta a Eichmann, la única persona que puede consolarnos de aquel horror. Cuando tú, en tanto que “pieza de aquella máquina” hiciste lo que se te encargó, no sabías lo que hacías. Pero cuando te diste cuenta de lo que habías hecho, te rebelaste, dijiste “no”. Tú no has intentado disculparte diciendo: “Pero yo sólo fui una pieza de aquella máquina, por lo tanto no soy culpable”, sino que, muy al contrario, has afirmado: “Si podemos volvernos tan inmensamente culpables actuando como piezas de una máquina, entonces debemos negarnos a seguir siendo piezas de esa máquina”. Eichmann y tú sois las dos figuras paradigmáticas de nuestra época. Y si no te tuviésemos a ti como contraposición a él, en esta época de Eichmann sólo cabría la desesperación.” [7]
 

En 1964 Anders difundió una carta pública a Klaus Eichmann (Nosotros, los hijos de Eichmann), hijo del tristemente célebre teniente coronel que había sido ejecutado en Israel en 1962, después de haber sido declarado culpable. En dicha carta, a la que –por su puesto– Klaus Eichmann nunca respondió, Anders expone sus tesis sobre las causas que posibilitaron la monstruosa exterminación industrial de seres humanos, y que fundamentan la singularidad ética e histórica de Auschwitz; es decir, su inconmensurabilidad.

Anders se pregunta por las condiciones histórico-ontológicas que posibilitaron el fenómeno Auschwitz y encuentra tres rasgos de la singularidad del Holocausto: a) que haya habido una aniquilación industrial de millones de seres humanos, b) que haya habido personas que ejecutaron estos crímenes y que aceptaron tales tareas como cualquier trabajo, obedeciendo rigurosamente las órdenes superiores, c) que millones de víctimas fueran ejecutadas sin que muchas personas supieran nada o no quisieran sabe nada.

Para Günther Anders, Eichmann representaba, como lo definió Hannah Arendt, la “banalidad del mal”, mientras que Eatherly encarnaba la figura de la “inocencia del mal” [die Unschuld des Bösen]. Los dos hombres son símbolos de la disolución de la responsabilidad en el mundo tecnológico: actuaron como simples piezas de engranaje de la maquinaria técnico-militar. Sólo que uno decide cobardemente valerse de esa disolución de la responsabilidad para intentar salvarse (Eichmann), mientras que el otro (Eatherly) se resuelve a enfrentarla hasta perder la cordura declarándose culpable ante toda su comunidad que lo considera un héroe, aunque ello le cueste ser internado como demente y permanecer varios años encerrado en un hospital psiquiátrico.

Tal pareciera que el trabajo tecnificado –sostiene Anders– está por fin “más allá del bien y del mal”. El estatus moral del producto del trabajo (sea el producir coches o una bomba nuclear, juguetes o misiles) parece no afectar ya al trabajador que participa en su elaboración, según el esquema actual de la producción técnico-industrial. Este efecto ha sido aprovechado por los regímenes totalitarios, pero sólo porque estaba ya implícito en la división industrializada del trabajo que es, como señala Anders, el verdadero “totalitarismo” de la época.

“La tecnificación de la existencia, esto es, el hecho de que todos nosotros sin saberlo e indirectamente, cual piezas de una máquina, podríamos vernos implicados en acciones cuyos efectos seríamos incapaces de prever y que, de poder preverlos, no podríamos aprobar –esta tecnificación ha cambiado toda nuestra situación moral. La técnica ha traído consigo la posibilidad de que seamos inocentemente culpables de una forma que no existió en los tiempos de nuestros padres, cuando la técnica todavía no había avanzado tanto.”[8]
 

Lo más peligroso, que ha constituido la premisa de los crímenes tecnológicos (es decir, imposibles sin tecnología) más espantosos de nuestra era, es que el trabajo fragmentario como pieza de la maquinaria industrial ha perdido sentido ético. Esto le ha conferido a ciertos “empleos” una cierta culpabilidad inocente (como la de Eatherly), pero también nos ha conducido a un mundo en el que gobierna una nueva y poderosa forma de nihilismo: la mayoría de las actividades humanas de mayores alcances y consecuencias se ha evadido de los criterios éticos de responsabilidad.

Así pues, la causa ontológica del desfase prometeico que planteaba Anders reside en el predominio de una modalidad de trabajo instrumentalizado, privado de conciencia moral, en las actividades humanas de mayores consecuencias para la sociedad o para la naturaleza. Este hecho ha sido el germen de cultivo de las peores atrocidades que los Eichmann y compañía perpetraron en nombre de sus “deberes”, de su obediencia pasiva y de su indolencia moral. Pero esos actos son más funestos en tanto las condiciones que los hicieron posibles no han desaparecido; al contrario, se han reforzado; son incluso una consecuencia inevitable del mundo tecnológico. Por ello, Anders sostenía que todos somos ahora “hijos del mundo de Eichmann”, y no herederos de la conciencia atormentada del piloto Eatherly.

Anders propone: “hemos de abandonar definitivamente la esperanza ingenuamente optimista del siglo XIX de que las ‘luces’ de los seres humanos se desarrollarían a la par de la técnica”. La insuficiencia de nuestras capacidades cognitivas y sensoriales ante la enormidad de los efectos de la tecnología actual es peligrosa porque posibilita la ocurrencia y la repetición de catástrofes tecnológicas y de crímenes masivos. La barbarie no es un fenómeno que hayamos dejado en el pasado.

Y aunque nunca ocurriera una catástrofe apocalíptica, tendremos que decidirnos a enfrentarnos y a rebelarnos ante la inseparable compañía de un poder tecnológico desmesurado, que bien podría conducirnos a una destrucción masiva.

“Pues algo ha logrado la bomba: es ahora una lucha de la humanidad. Ella ha triunfado en lo que las religiones y las filosofías, en lo que los imperios y las revoluciones fracasaron: ha hecho de nosotros verdaderamente una humanidad. […] Lo que puede tocarnos a todos nos concierne a todos. […] en tanto morituri [los que están a punto de morir] todos existimos ahora. Y verdaderamente por primera vez.”[9]
 

[1] Sus principales obras son: Heideger, La pregunta por la técnica (1949); Anders, La obsolescencia del hombre (1956); Ellul, La técnica o la apuesta del siglo (1954);  Nicol, El provenir de la filosofía (1972), y Jonas, El principio de responsabilidad (1979).

[2] Anders nació en 1902 en Breslau, Silesia. Günther tuvo como profesores a Cassirer, Husserl y Heidegger. Con la tutoría de Husserl se doctoró en 1923. Fue además asistente de Scheler. Se casó con Hannah Arendt en 1929, a quien había conocido en sus años de estudiante. En 1933, ante la llegada de Hitler al poder, decidió exiliarse en París. Entre 1933 y 1945 toda su labor filosófica estuvo absorbida por el fenómeno del nacionalsocialismo y por la guerra mundial. En 1936 se separa de Hannah Arendt y parte rumbo a los Estado Unidos, en donde se reúne con sus padres, que ya se habían instalado en Carolina del Norte. Durante esta época Anders tuvo que dedicarse a muy variados oficios y empleos transitorios para ganarse el sustento. Vivió en Nueva York y después se trasladó a Los Ángeles, para residir en la casa de Herbert Marcuse y frecuentar a los miembros del Instituto de Investigaciones Sociales, con quienes había colaborado esporádicamente en unos seminarios en la época en que estaban en Frankfurt. Sólo en 1948 consiguió dar unas clases de filosofía del arte en la New Scholl for Social Research durante un breve tiempo. En ese mismo año publicó el ensayo “On the Pseudo-Concreteness of Heidegger’s Philosophy” en la prestigiosa revista Philosophy and Phenomenological Research, en el que formuló sus primeras críticas a las mistificaciones y oscuridades de la ontología heideggeriana. Hacia 1950 regresó a Europa y se instaló en Viena con su segunda esposa (nunca quiso regresar a Alemania), en donde trabajó para la radio cultural. A partir de estos años, en los que Anders comienza a escribir sobre los dos acontecimientos de ruptura ética en la historia reciente: Auschwitz e Hiroshima, se da a la tarea de sistematizar sus reflexiones sobre la era tecnológica y las consecuencias éticas para la vida humana. Así, en 1956 aparece el primer tomo de su Die Antiquiertheit des Menschen (La obsolescencia del hombre), núcleo de su filosofía; y no sería hasta 1980 que saldría a la luz el segundo tomo de esta obra, en donde amplía y actualiza sus principales tesis y advertencias. Formó parte del movimiento pacifista antinuclear, del movimiento contra la Guerra de Vietnam. Vivió en Viena hasta su muerte, ocurrida en 1992. Para más datos véase la entrevista “¿Si estoy desesperado a mí qué me importa?”, en Anders, G., Llámese cobardía a esta esperanza, Besatari, Bilbao, 1995.

[3] Anders, G., Die Antiquiertheit des Meschen. Über die Seele im Zeitalter der zweiten industriellen Revolution. Band 1, Beck, München, 1956, p. 16.

[4] Ibidem.

[5] Ibid, p. 60.

[6] Anders, G., Llámese cobardía a esa esperanza, p. 78

[7] Anders, G., Más allá de los límites de la conciencia. Correspondencia entre el piloto de Hiroshima Claude Eatherly y Günther Anders, Paidós, Barcelona, 2003.

[8] Ibid.

[9]  Anders, G., La obsolescencia del hombre, p. 343.

Ethics of Science and Technology: exploration of the frontiers of science and ethics (UNESCO)

When the United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization (UNESCO) was established 60 years ago, its Constitution declared that peace must be founded upon the intellectual and moral solidarity of mankind. Julian Huxley, the first Director-General, pointed out that in order to make science contribute to peace, security and human welfare, it would be necessary to relate the applications of science to a general scale of values. Guiding the development of science for the benefit of humanity will therefore imply ‘the quest for a restatement of morality … in harmony with modern knowledge’ (Huxley, 1946).

Since its foundation, UNESCO has been concerned with moral issues in relation to science. From the 1970s onwards, the emergence of the life sciences in particular has led to international examination of bioethical questions. This global focus on bioethics was institutionalized in 1993 with the establishment of the International Bioethics Committee (IBC) and a work programme and budget for international activities. The programme was expanded in 1998 with the foundation of the World Commission on the Ethics of Scientific Knowledge and Technology (COMEST), which addresses other areas of applied ethics such as environmental ethics, science ethics and technology ethics. Since 2002, UNESCO has also been coordinating the activities of international bodies in the area of bioethics through the Inter-Agency Committee on Bioethics. In the same year, UNESCO’s 191 Member States decided that ethics should be one of the priorities of the Organization.

The current revolution in science and technology has led to the concern that unbridled scientific progress is not always ethically acceptable. The need to establish common values and benchmarks, as well as to promote ethical principles and standards to guide scientific progress and technological development, is becoming increasingly acute, especially in developing countries that do not equally enjoy the benefi ts of scientifi c and technological advances. UNESCO’s work in ethics of science and technology reflects these global concerns. It examines such progress in light of ethical considerations rooted in the cultural, legal, philosophical and religious heritage of the various human communities.

Descargar el texto completo: Ethics of Science and Technology

El triunfo de la muerte: genocidios y otras matanzas masivas en el siglo XX

Durante el siglo XX la humanidad sufrió una expansión planetaria de la violencia que alcanzó el grado de una auténtica catástrofe moral. Las guerras habían sido episódicas (aunque duraran cien años), pero a partir del último siglo se ha librado una sola guerra global y permanente que fuerza a las naciones y a los individuos a utilizar todos los medios disponibles para luchar entre sí.
La expansión planetaria de la violencia bélica y política en el siglo XX tiene como soportes dos fenómenos concomitantes: el surgimiento del totalitarismo político y la mundialización de la lucha económico-industrial en el capitalismo tardío.

 

Ambos fenómenos desencadenaron ambiciones expansionistas, neocoloniales y delirantes proyectos biopolíticos que se combinaron con añejos mitos de pureza racial, mistificación de la tierra y del origen histórico de las naciones. La disputa mundial por la hegemonía económica, política y militar logró alinear a todas las naciones en una movilización total del Estado y de la sociedad, de la técnica y de la producción industrial para concentrarlos en la confrontación bélica. Esta movilización total comenzó, como lo pensó Ernst Jünger, en la Primera Guerra Mundial; y de acuerdo con Eduardo Nicol, esa primera conflagración marcó el inicio de una nueva época de guerra sin cuartel, de violecrincia sin pausa que ha destemplado nuestra civilización y que ha colocado todos los ámbitos de la vida en el campo de batalla.

Descargar el texto completo: El triunfo de la muerte

Errancia sin fin (Reseña de libro)

El libro de Luis Sáez, Ser errático (2008), constituye todo un acontecimiento digno de celebrar para la filosofía en español porque contribuye a revitalizar su tradición fenomenológica mostrándonos nuevas sendas para el pensamiento. Aunque es Heidegger su principal inspiración y su interlocutor primordial, yo atisbo en el estilo sabroso y elegante de Sáez la presencia de la tradición filosófica hispánica: Ortega, Unamuno o Machado. El discurso filosófico de Ser errático está aderezado además por interludios dialógicos en los que el autor discute con su interlocutor virtual, quizá su otro yo, que lo cuestiona y a veces lo increpa.

 

La propuesta central de Ser errático es por demás sugerente para abrir los ojos de la ontología ante los problemas del mundo contemporáneo. Luis Sáez construye su ontología crítica de la sociedad a partir de la diada centricidad/excentricidad y nos demuestra que la excentricidad es un existenciario tan esencial a la condición humana como la centricidad, que ya se ha descrito profusamente en las ontologías de la mundanidad. Percibo algunas diferencias que habría que dilucidar con mayor detenimiento entre la idea levinasiana de la exterioridad (idea que éste retoma de Franz Rosenszweig) y la propuesta de la excentricidad de Sáez como forma de estar simultáneamente dentro y fuera del horizonte mundano. Así, Luis nos señala el sentido de una crítica fina y profunda que va hilvanando capítulo a capítulo de lo que él denomina “el malestar en la sociedad estacionaria”. En efecto, el síntoma de uno de los males de nuestro tiempo es nuestra falta de excentricidad, o en todo caso, su falsificación en formas errabundas de la existencia social.

Descargar el texto completo: Errancia sin fin

La epidemia de influenza y el miedo existencial: 2009, el año en que vivimos en peligro

Es inevitable que el imaginario colectivo reaccione ante una situación de emergencia sanitaria como la que hemos vivido en abril y mayo de 2009, a partir de una de las emociones morales más básicas: el miedo. Y que éste se contagie más extensamente, persista más tiempo y cause más daño incluso que las infecciones biológicas mismas. En nuestra memoria cultural colectiva permanecen una serie de epidemias y pestes que la humanidad sufrió y sobrevivió. Todas fueron interpretadas como castigos o males que, de alguna u otra forma, eran responsabilidad de los humanos; nunca han sido comprendidas simplemente como lo que son: fenómenos de interacción ambiental entre seres humanos y otros animales, o como el precio de la dominación (“domesticación”) que ejercieron los humanos sobre los demás seres vivos.

Descargar el texto completo: La epidemia de influenza y el miedo existencial

Humanidad e inhumanidad de la razón de fuerza mayor

Eduardo Nicol realizó un agudo diagnóstico de la situación vital del mundo contemporáneo, en el que descubrió un peligro que amenaza el futuro de la filosofía: el advenimiento de una nueva forma de razón pragmática universal que Nicol denominó razón de fuerza mayor. Ante tal advenimiento, se propuso restaurar el fundamento ético-existencial de la filosofía y de la ciencia, reafirmando el sentido vital de la razón pura o desinteresada como vocación libre ante el imperio mundial de esa nueva racionalidad pragmática.
La restauración del fundamento ético-existencial de la filosofía (y de la ciencia) se torna para Nicol una tarea urgente en la época en que se presiente el decaimiento de la capacidad “proteica” de autotransformación y diversificación histórica de la existencia humana, ante un nuevo orden mundial de uniformidad vital impuesto por la necesidad pragmática. Si el ser humano se volviera incapaz de metamorfosis, entonces se desvanecería su forma propia porque, como dice Nicol, “el hombre amorfo representa la agonía de Proteo”.

Por eso, la crisis ontológica que conlleva este declive proteico amenaza al pensamiento filosófico y a todas las vocaciones humanas que se liberaron de la necesidad pragmática: la poesía, el arte, la política y la ciencia, incluso a la praxis misma como trabajo inventivo. La amenaza se dirige, en el fondo, a la capacidad histórica de la humanidad para formar su propio ser proyectando una idea multiforme de sí misma.

Descargar el texto completo: Humanidad e inhumanidad de la razón de fuerza mayor

Dos filosofías alemanas de la técnica: Martin Heidegger y Günther Anders

El problema de la técnica ha atraído poderosamente la atención de la filosofía alemana contemporánea. Pensadores como Heidegger, Adorno, Horkheimer, Marcuse, Hans Jonas, Günther Anders o Habermas han intentado descifrar el significado ontológico de la tecnología. En esta ocasión, me referiré a la filosofía de la técnica de Heidegger y a la de uno de sus discípulos más críticos y poco conocido entre nosotros: Günther Anders.

Descargar el texto completo: Dos filosofías alemanas de la técnica

Clonación y dignidad humana

Todo parece indicar que el voto del gobierno mexicano a favor de la prohibición de la clonación, que la Asamblea General de la ONU acaba de aprobar, no fue sometido a consulta ni siquiera con sus asesores científicos; y si bien es facultad de los gobiernos tomar una decisión sobre una Declaración que no tiene carácter vinculatorio, en una sociedad democrática las decisiones sobre política científica y tecnológica deben someterse al debate y deliberación de diversos sectores sociales que pueden argumentar una posición de interés común.

El debate que se ha desatado por el voto de la delegación mexicana en la ONU demuestra, en mi opinión, la necesidad de establecer mecanismos de resolución de controversias sobre el desarrollo tecnocientífico, capaces de legitimar las decisiones que tome el Estado mexicano en temas tan delicados. Me parece además que las instituciones políticas formales, tanto el poder ejecutivo como el legislativo o el judicial, requieren no sólo de la asesoría o consejo de expertos (los consejos de asesores científicos), sino también de una deliberación socialmente extendida que pueda alcanzar un consenso racional. Por ello, los medios de comunicación tienen una responsabilidad que asumir.

Descargar el texto completo: Clonación y dignidad humana

Sitios web sobre tecnociencia

“When we look at modern man, we have to face the fact that he suffers from a kind of poverty of the spirit which stands in glaring contrast to his scientific and technological abundance. We have learned to fly the air like birds, we’ve learned to swim the sea like fish, and yet we haven?t learned to walk the earth like brothers and sisters.”

Martin Luther King

UNESCO

Grupo ETC

World Transhumanist Association

Nick Bostrom

OEI

Observatorio de Bioética y Derecho

Société pour la Philosophie de la Technique

Jacques Ellul

Jacques Ellul II

Günther Anders

Günther Anders II

Hans Jonas

The President’s Council of Bioethics

Sitios web sobre genocidio


La filosofía después del Holocausto

Genocide Studies Program (Yale University)

Montreal Institute for Genocide and Human Rights Studies

Amnesty International

Human Rights Watch

The Holocaust Chronicle

Imágenes del Holocausto

Arte sobre el Holocausto

The Holocaust / Shoah Page

Estatuto de Roma (Corte Penal Internacional, ONU, 1998)

Democide: Murder by Government

Historical Atlas of the Twentieth Century

Sitios web sobre Kant

Dossier Kant

Vida de Kant

Textos en alemán

Textos en alemán II

Kant and Kantian Ethics

Kant on the Web

Sitios web sobre Spinoza

“Ética demostrada según el orden geométrico” (en su original latín)

Texto introductorio sobre Spinoza (Standford Encyclopedia of Philosophy)

Sitio de especialistas sobre Spinoza

La “Ética” en español (Versión de Vidal Peña)

La “Ética” en español (Versión de Óscar Cohan)